Astro Canal Videncia

Tarot Ahora

Pago por VISA. Coste llamada local en España,sin coste adicional añadido. IVA incluido. +18A

Coste de la llamada 806 1,21 red fija 1,57 red móvil iva incluido. La tarifa se descontará de tu factura de teléfono. +18A

Cuando la incertidumbre se convierte en oportunidad

Casi desde que nacemos, es la seguridad la sensación que más nos gusta.

La buscamos en el amor incondicional que demandamos de nuestros padres, en la aceptación de nuestro grupo de amigos, en la pareja fiel que se queda con nosotros, y finalmente también en un trabajo estable y bien remunerado que nos permita garantizarnos casa, alimentos, salud, educación y si apuramos hasta unas vacaciones anuales. Con el tiempo, a veces conseguimos superar algunas de esas querencias de seguridad, aunque casi siempre nos queda la necesidad de ese trabajo duradero que nos deje dormir bien por las noches y nos dé acceso a unos mínimos con los que poder llevar una vida digna. 

La sociedad se ralentiza

Con la nueva realidad que nos impone el coronavirus muchas cosas han cambiado y parece que han llegado para quedarse, empezando por la distancia aconsejada que nos separa irremediablemente de muchos de nuestros seres queridos, un metro y medio como mínimo. La sociedad se ralentiza, se protege, se hace más cerrada, «¡no viajes allí!, ¡no compres ahí!, ¡no entres aquí!», y de repente todo lo que creíamos sólido bajo nuestros pies se torna inestable.

Pago por VISA. Coste llamada local en España,sin coste adicional añadido. IVA incluido. +18A

Coste de la llamada 806 1,21 red fija 1,57 red móvil iva incluido. La tarifa se descontará de tu factura de teléfono. +18A

La modernidad líquida

El mundo se ha vuelto líquido, mucho más de lo que profetizó hace unas décadas el filósofo Zygmunt Bauman cuando acuñó su famoso término «modernidad líquida».  Porque si algo parece caracterizar a esta nueva sociedad de la pandemia es esa misma liquidez, que hace que dejemos de pisar terreno firme y nos veamos abocados a vivir bajo el signo de la incertidumbre. Una falta de seguridad que se manifiesta sobretodo en el terreno económico. Así, de la noche a la mañana, empresas que se creían pujantes se ven en bancarrota, trabajadores que sentían su jubilación asegurada se quedan sin empleo, y sectores enteros del mercado son barridos por la nueva realidad. 

¿Comprar?, ¿vender?, ¿invertir?, ¿ahorrar?, ¿arriesgarse?, ¿o guardar? No sabemos qué hacer ni a dónde ir, ante un panorama muy confuso y una crisis que se augura mucho más dura que las que hemos vivido en el pasado reciente, y casi sin darnos cuenta muchas de nuestras habituales zonas de confort saltan por los aires.

Una salida recurrente en estas situaciones es la de la precaución, el no hacer, el esperar a ver si la dinámica mejora. El problema en estos casos es que de la precaución a la psicosis y al miedo paralizante hay un paso muy corto, y una vez abierto el camino del miedo cualquier cosa –y no precisamente buena- nos puede venir. Por suerte, ante una situación de incertidumbre hay más opciones, y a veces una crisis puede no serlo tanto, si somos capaces de enfocar el concepto «crisis» desde la perspectiva en la que lo hacen, por ejemplo, culturas tan antiguas como la china. Casualidad o no, en chino la palabra crisis (Wei ji) se compone de dos caracteres, donde wei significa peligro y ji oportunidad.

Las consecuencias de la ralentización

Así las cosas, la crisis nos ofrece la oportunidad de frenar un poco en un mundo que caminaba a una velocidad excesiva y como consecuencia impactaba sobre nuestra salud y la de nuestro planeta. Y lo hemos visto, en el notable descenso de los niveles de contaminación en muchos de nuestros ecosistemas gracias al confinamiento y a la ralentización del consumo. 

Nos guste o no, en adelante vamos a tener más tiempo para estar con nosotros mismos, y eso no tiene porque ser malo, al contrario, nos va a ayudar a encontrar el camino por el que discurre la solución, que, cómo tantas otras veces, reside en nuestro interior. Porque a menudo dentro de nosotros viajan un sinfín de cualidades que desconocemos, que están ahí esperando a que las activemos, dado que el ser humano, a diferencia de los animales, no está condicionado o limitado a ser de una determinada y concreta manera. Porque aunque nos lo parezca no hemos nacido para ser camarero, dependienta, abogado o fontanero, por más que sea eso lo que hemos hecho durante buena parte de nuestra vida. No sirve de nada resistirse a un cambio que es evidente, por mucho que deseemos que todo vuelva a ser como era antes.

Reinventarse es la solución

Empecinarnos en esa idea solo nos llevará a la frustración y si no andamos con cuidado, a la larga a una depresión. En cambio, si somos receptivos, elásticos, moldeables ante la adversidad, y nos convencemos de que podemos ser y hacer otras muchas cosas, si asumimos que nuestra indefinición es nuestra fuerza, habremos dado ya el primer paso para hallar en nuestro interior esas potencialidades y capacidades ocultas, para evolucionar hacia individuos más fuertes y capaces, a pesar de los tiempos confusos e imprevisibles que nos vienen. 

Dicho de otra manera, usando un símil deportivo, si eres capaz de reinventarte por esta vía que te sugerimos, estarás en la línea de salida de esta nueva carrera a la que se nos invita, con las mismas oportunidades y capacidades que otros muchos, de modo que solo te quedará ponerlo todo de tu parte y confiar en que la suerte te acompañe un poco. 

¡Consúltanos sobre tu futuro!

Deja un comentario

Scroll al inicio
Ir arriba